Mis novelas II: En el Corazón del Destino

Dicen que a falta de pan buenas son tortas. Pues eso mismo digo yo, a falta de inspiración bien me viene tener cosillas que contaros. Hoy os hablo de mi primera novela, la cual empecé a escribir con... 12 y terminé con 13, si no me falla la memoria.


En el Corazón del Destino
Empezando por el principio creo que es mi deber hablar de cómo comencé a escribir. Lo cierto es que escogí una asignatura en el colegio en la que se llevaba a cabo un taller literario y poco a poco fui cogiéndole el gusto a eso de la escritura. Ya leía desde mucho antes y escribir era algo distinto para mi. Según la profe no se me daba nada mal y pronto trajo la convocatoria de un concurso. Yo no quería presentar un relato a un concurso a nivel nacional así que me senté y creé el primer borrador de En el Corazón del Destino. A falta de más tiempo lo envié y, como era de esperar, no gané nada. Pero me gustó lo de escribir y continué con la historia. Y así  acabé mi primera pequeña novela.
He trabajado mucho en ella y cada vez que la leo cambio algo. Este verano ha sufrido la última corrección con motivo del envío de la misma al concurso de Jordi Sierra i Fabra para menores de edad, pero me replanteo volver a corregirla ( siempre digo que no la toco más, pero creo que es necesario quitarle un poco de romanticismo, demasiados besos y caricias, vosotros sabéis... )

Sinopsis:

El destino, el corazón, la vida y la muerte, cuatro elementos que no se pueden sentir juntos. No puedes estar vivo y muerto a la vez ni llegar al corazón del destino. Pero, por imposible que parezca, yo lo había hecho.

Soy Victoria y ésta es mi historia

¿Te atreves a sentir lo imposible?

 
Portada:
 
 






Bien, esta es la portada que me hizo Nadia, del Blog Diseños SOS. Lo cierto es que es distinta, pero, a pesar de que me gusta, la veo n poco sosa. Por ello mi primo, aburrido este verano pasado, dis´ño una para mi pero, que graciosa yo, le presté a alguien el libro impreso ( el que tenía la portada original hecha a mano ) y no he vuelto a saber nada más de él.





 

No hay comentarios: